visita

*CRISÁLIDA PERENNE es una marca registrada, lo que garantiza la protección de su uso exclusivo conforme a las Leyes de México.

México

México

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

Gracias por seguir acumulando cada día más visitas!

jueves, 11 de julio de 2013

El insoportable narcisista, un egocéntrico manipulador: 12 claves para identificarlo y salir corriendo



Según la mitología griega,  Narciso era un joven de gran belleza a quien todos admiraban. Pero él, lleno de vanidad y orgullo despreciaba y rechazaba a todos los que le amaban. Un día, al ver su imagen reflejada en el agua de un estanque, se enamoró de su propio reflejo...


En una contemplación absorta, incapaz de apartarse de su imagen, acabó arrojándose a las aguas. 


En el sitio donde su cuerpo había caído, creció una hermosa flor, que hizo honor al nombre y la memoria de Narciso.







Narcisismo
Quererse a sí mismo y tener una autoestima elevada está muy bien y es muy saludable. Pero los excesos son siempre negativos, especialmente cuando  la vanidad y el egocentrismo se adueñan de la personalidad de alguien para hacerlo sentir el centro del universo.

Cuando alguien se quiere demasiado o se elogia a sí mismo todo el tiempo y reclama continuamente la atención y admiración de los demás, puede estar mostrando señales de un desorden de la personalidad llamado narcisismo. 



Básicamente, las personas con este trastorno se creen superiores a los demás, muestran una gran falta de empatía,  son hipersensibles a las críticas de los demás, entre otras características.


Hoy conoceremos un poco más acerca de los hombres con personalidad narcisista, caracterizados principalmente por su incapacidad de amar y por ser excelentes maestros de la manipulación. Frente a un manipulador narcisista, la única solución posible es: la huida. Porque pueden convertirse en una amenaza psicológica real, e incluso física, para su presa. 

Para mantenerlos a distancia, primero debemos  aprender a identificarlos. Y para eso, comenzaremos exponiendo un caso real que nos ayudará a conocer (o reconocer) los rasgos de un sujeto con estas características.

Valentina es una mujer de 38 años  y su experiencia al lado de un narcisista, puede semejante a  la de muchas mujeres más (y me incluyo en la lista).  Ella se enamoró de un hombre prisionero de la adulación que la conquistó con sus encantos pero que, posteriormente,  la decepcionó con su verdadera identidad.
"Cuando conocí Alberto era encantador, lo máximo, muy sexy, inteligente, caballero, un seductor nato, de hecho temía que otra mujer me lo quitara porque era demasiado coqueto. Pero al pasar el tiempo me di cuenta que en la relación sólo importaba él, que no podía criticarlo porque se enfurecía y yo caí en su juego".

Valentina afirma que de manera hipnótica sucumbió a todos los caprichos de Alberto, pues si él quería ir a algún lado, ella no le rebatía, porque la hacía sentir "especial" por haberla elegido: 
"Varias veces me dijo lo fantástico que él era, me hacía callar cuando discutíamos porque sólo su postura valía. Si yo le contaba algo importante me decía – ah que bueno- pero ni siquiera ponía atención".
Así que inevitablemente al pasar el tiempo se desilusionó de este hombre, porque comprendió que nunca podría darle el amor que necesitaba: 
"Asumo que me comporté como una tonta, porque le cumplí todos sus deseos, me postergué, me relegué a un segundo lugar. Lo peor fue que cuando terminamos me dijo – no sabes lo que perdiste – y al mes, él ya andaba feliz con otra mujer", recuerda.
Después de esa experiencia, Valentina aconseja tener mucho cuidado con estos hombres que resultan fascinantes al principio, pero que después muestran su verdadera cara: 
"Nunca te vas a sentir bien a su lado, porque ellos solo se aman a si mismo. Uno es un adorno más, no puedes criticarlos ni tener opinión, entonces no te dejan desarrollarte como mujer", sostiene.

¿Te parece familiar la historia anterior, te reconoces en ella?

Como hemos visto, un narcisista puede comportarse en un principio como alguien agradable y sonriente, pero después, especialmente en la privacidad, puede transformarse en un verdadero tirano. 


Palabras hirientes, insultos o culpar a los demás,  son algunas manifestaciones del  manipulador narcisista, quien cuenta con numerosas armas para atacar a su víctima y que iremos conociendo a lo largo de este artículo. 

Cabe aclarar que un narcisista puede esconderse tanto bajo la piel de un hombre como bajo la de una mujer, sin embargo, hay estudios que indican que son los hombres quienes más padecen este mal. 

El perverso narcisista es un manipulador que se crece rebajando a los demás. No quiere a nadie y (contrariamente a lo que aparenta),  tiene una imagen muy negativa de sí mismo y que proyecta sobre los otros. Intenta destruir en los demás lo que él mismo no puede obtener: felicidad, deseo, placer. 

Desde ahora les anticipamos que es prácticamente imposible que alguien así, pueda cambiar. Su forma de razonar está completamente enraizada. Para él no es posible replantearse las cosas porque siempre tiene razón y los demás están equivocados. 


Si por algún motivo, caemos en su trampa, hay que huir porque si no, nos va a robar toda nuestra energía. Hay que dejarlo atrás, sobre todo si estamos a punto de iniciar una relación de pareja, porque con una persona así nunca será posible mantener una relación sana, pues entre otras tácticas de control que suelen ejercer, el narcisista intentará aislar a la víctima y hacerle perder cualquier contacto con sus allegados. 


Por eso, en cuanto tomemos consciencia de lo perjudicial que puede resultar la relación para nosotras, tenemos que marcharnos. No hay que intentar comprender al perverso narcisista, al igual que no sirve de nada intentar buscar justificaciones. La única salida es huir


No obstante, puede resultar difícil identificar a este tipo de sujetos,  pero no te preocupes, aquí daremos algunas pistas para que te mantengas alerta y evites a toda costa involucrarte con un narcisista, o bien, terminar por reconocerlo y alejarte de él definitivamente. 

Las características de un narcisista incluyen un patrón general de grandiosidad, una necesidad de admiración y de orgullo exacerbado, alardeos y una gran imagen de sí mismo. En el interior, tiene dudas respecto a cómo la gente lo ve y a las críticas que pueda recibir. Carece de empatía por los demás, pero disfruta de compartir sus ideas y opiniones sobre  asuntos que cree dominar. Además, culpa a los demás por los conflictos que se presenten.  Suele exagerar los logros y capacidades, espera ser reconocido como superior, anhela fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios; cree que un ser especial y único y, por lo tanto,  sólo puede relacionarse con otras personas que son especiales o de alto status; tiene expectativas irrazonables de recibir un trato especial; saca provecho de los demás para alcanzar sus propias metas; frecuentemente cree que los demás le envidian; presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbias…. 


Todo lo anterior, nos da una idea de las dificultades que pueden presentarse al relacionarse con las personas que padecen este trastorno... 


Tal vez te preguntes: ¿Habrá alguien que pueda enamorarse de un individuo tan soberbio e insensible? Sorprendentemente la  respuesta es afirmativa: Sí, y  es más frecuente de lo que te imaginas, debido, principalmente a que en el comienzo los narcisistas suelen ser encantadores, su habilidad para caer bien y seducir es asombrosa. 

Su misión es cautivar y formar lazos estrechos,  para luego poder mostrar su personalidad real sin correr el riesgo de que los abandonen. 

Lo mejor es que NO  intentes  implicarte emocionalmente con alguien así o ¡sufrirás las consecuencias!

¡Ponte alerta!. 

Estas son algunas señales que pueden indicarte la presencia de un posible narcisista: 

- No son de los que te llaman al día siguiente de haberte conocido para invitarte a salir, les gusta demorar el contacto porque creen que así se agiganta el deseo que puedas sentir sobre ellos.

- Una vez que la cita se concreta, eligen lugar, fijan hora y posiblemente te sugieran verse directamente ahí en vez de pasarte a buscar. Hay quienes hasta osan llegar retrasados.

- Adoran liderar la conversación y no saben, ni siquiera, qué es la falsa modestia. Sin reparos subrayan sus virtudes, sus hazañas y no son para nada discretos con la vida de sus ex, sobre todo si la experiencia les sirve para agigantar el mito del macho bravío. Un dato más: les encanta que otros recuerden anécdotas que los tengan como protagonistas. Los escucharán arengar a sus amigos para que cuenten lo vivido.

- Tampoco son discretos a la hora de seleccionar su vestuario. Puede ser que no elijan colores estridentes pero seguramente la ropa que usen marcará sus atributos físicos.

- Si por alguna razón les conviene mostrar que son generosos, solidarios, contarán con minuciosidad lo bien que se han portado con tal o cual persona, o el dinero que han donado para una causa. Nunca harán el bien sin que nadie lo sepa o sin sacar algún provecho de su "generosidad".

Si finalmente descubres cómo son, es muy probable que ya sea tarde, porque estarás enviciada y vulnerable.  Al involucrarte con un narcisista, sabrás que su egoísmo agudo y desconsideración hacia tus necesidades y sentimientos no te permitirán disfrutar de una relación saludable. Si tratas  por todos los medios de crear una conexión emocional, resultará imposible.  La única cura para el narcisista es buscar ayuda de un psicoterapeuta, pero raramente  aceptarán que lo necesitan.  

Será cuestión de voluntad y amor por tí misma, los factores que te impulsen abandonarlo.


CARACTERÍSTICAS: 

Detallaremos algunos de los comportamientos que caracterizan a los narcisistas: 

1. Grandiosidad 

El narcisista se cree enormemente importante, considerándose por encima de cualquier persona, incluida su pareja o amistades. Creen que son “especiales” y quien único puede entenderles son personas de alto nivel. 

2. Necesidad de aprobación 
Tienen una gran necesidad de sentirse aprobados y admirados por los demás, quienes, sin duda, tienen que saber lo maravillosos que son. Sienten que merecen una gran admiración y respeto por parte de los demás, de quienes esperan que deseen de buena gana satisfacer todos sus deseos y darles un trato especial. Les gusta ser el centro de atención y conversación. 

3. Falta de empatía 
No es capaz de ponerse en el lugar del otro y compartir sus sentimientos. Puede sentirse ofendido si un amigo le dice que no puede ir a su fiesta porque acaban de ingresar a su madre en un hospital. Se muestran insensibles y desconfían de los motivos de los demás. Si te sientes deprimida o enferma, el narcisista no tendrá ganas de escuchar eso y si intentas hablarlo es probable que te sientas rechazada y herida. 

4. Muestran desdén hacia sus parejas 

Piensan que deben sentirse queridos por ellas sin necesidad de corresponderles. Muchos ven a los demás de forma negativa y pesimista. Quiere ser el centro de la vida de su pareja, quien debe estar deseosa de satisfacer todas sus necesidades o, de lo contrario, le retirará su amor. 

5. Negación 
Niegan quienes realmente son y adoran a la imagen sobrevalorada que tienen de sí mismos. Niegan sus sentimientos de depresión y cualquier trauma que hayan podido sufrir. Durante una psicoterapia suelen negar también cualquier tipo de problema. 


6. Envidia 
Envidian a los demás y creen que los otros son envidiosos también. Aunque prefieren la lógica a los sentimientos, al mismo tiempo envidian a las personas que tienen capacidad de empatía y son emocionalmente accesibles. 

7. Arrogancia e intolerancia a las críticas 
La persona narcisista se siente ofendida con facilidad, reacciona con rabia cuando la critican, tratando de destruir o infravalorar a esa persona o bien arma tal jaleo que al final los demás tienen que darle la razón. 

8. Manipulación 
Dado que consideran que los demás están ahí para satisfacer sus necesidades, no dudan en manipularlos y en tratarlos como objetos que le sirven para lograr sus objetivos. Son explotadores, sacan provecho de los demás para alcanzar sus propias metas. 

9. Fantasías 

Fantasea con lograr éxito, admiración, belleza, poder en cantidades ilimitadas y con encontrar el amor ideal y perfecto. 

10. Se consideran los mejores en su trabajo 
Incluso por encima de sus superiores o de sus profesores en el caso de estudiantes. Irradian una imagen de gran seguridad en sí mismos y pueden ser capaces de convencer a otros de que no hay nadie mejor que ellos. Suelen hacer grandes logros en su trabajo, aunque a veces su narcisismo puede perjudicarles debido a que no toleran que sus propuestas sean rechazadas y a que es posible que no se molesten en mejorar y aprender cosas nuevas porque piensan que ya lo saben todo. Buscan el triunfo por el triunfo mismo. No toleran el fracaso y esto puede llevarlos a veces a no arriesgarse. 

11. Interpretación distorsionada de los resultados y recuerdo selectivo 
Exageran sus éxitos y se atribuyen mayores habilidades que los demás al conseguirlos, mientras que atribuyen los fracasos a circunstancias externas.

12. Otros sentimientos 

Vergüenza, humillación, depresión, manía. 

TIPOS DE NARCISISTAS
El doctor Bruce Stevens propone una clasificación de la personalidad narcisista en nueve tipos diferentes que comparten el mismo problema subyacente: la búsqueda desesperada de la fuente de amor a sí mismos en lugares donde nunca la encontrarán. 

El dependiente
Siente una gran necesidad de ser amado y jamás se siente satisfecho. Nunca recibe suficiente amor. Miedo al abandono y al rechazo. Su problema principal es que no es capaz de quererse y cuidarse a sí mismo y se centra en buscar amor y aprobación en los demás. Resulta asfixiante para su pareja. 


El amante especial 
"Nuestro amor es único, especial, maravilloso y perfecto". Piensa que nadie puede amar a su pareja como él o ella, que con su amor curará todas las heridas que pueda tener. Idealiza al amor y a la persona amada, a quien no ve como realmente es. El resultado es siempre una decepción. Son muy vulnerables a cualquier ofensa y arrastran heridas de anteriores relaciones. No toleran ninguna imperfección en su pareja. 

El poderoso 
Está enamorado del poder y lo expresa humillando o aterrorizando a sus empleados. Arrogante, desprecia a sus subordinados e "inferiores". Lo único que importa es su carrera y su éxito. Su pareja suele ser una persona atractiva que exhibe como un trofeo. 

El "cuerpo" 
Es un tipo de narcisismo muy habitual hoy en día. Su imagen tiene una enorme importancia y su autoestima está unida a dicha imagen. Necesita gustar a todo el mundo y que todo el mundo reconozca su belleza para sentirse una persona valiosa. Obsesión por tener el cuerpo perfecto. Tiende a negar sus problemas y a centrarse en su físico, como si el hecho de lograr la perfección física fuese a solucionar todos sus males. 


El furioso 
Tiene estallidos de rabia frecuentes debido a su hipersensibilidad ante cualquier ofensa real o imaginada. Tiende a ver malas intenciones en las acciones de los demás. Debajo de esa rabia tiende a ocultar tristeza, vergüenza o desesperación. Incapacidad para controlar sus intensas emociones, incluida la rabia. 

El estafador
Es una persona encantadora cuyos motivos son absolutamente egoístas. Pretende utilizar y explotar a los demás utilizando ese encanto personal. Le divierte engañar al amante confiado con infidelidades, fraudes, etc. y disfruta planeándolo. Su autoestima aumenta al verse capaz de hacer ese tipo de cosas. Las normas morales no se las aplica a sí mismo. Eso es para los demás y ellos se consideran por encima. 


El fantasioso 

Su mundo interior es muy rico y está poblado de fantasías de belleza, admiración, amor, éxito y mundos maravillosos, mientras que considera la realidad un fastidio del que querría escapar. Algunos adolescentes pasan horas aislados jugando al mismo juego de ordenador, con cuyo protagonista, un héroe capaz de todo, se sienten identificados. La soledad impide que el mundo exterior penetre en sus vidas mostrándoles la realidad, y su necesidad de sentirse grandiosos, únicos y especiales (algo que, en cierta medida, es normal en la adolescencia) puede hacer que se identifiquen con el héroe del videojuego y confundan la fantasía con la realidad. 

El mártir 
Su identidad está construida alrededor del hecho de ser una víctima o un superviviente de algo terrible. Se centra en sí mismo y en su propio dolor, que nunca llega a superar y no tiene tiempo para nadie más. Dentro de ese dolor se siente grande, "nadie sufre como yo", "he tenido que soportar cosas terribles". Es ese mártir al que todos deberían admirar por haber sufrido tanto y seguir vivo. En realidad, es una forma de evitar el verdadero dolor y los problemas reales que hay en su vida y en sí mismo. "Mi dolor es tan grande que me impide pensar en otras personas o hacer otras cosas". 

El salvador 
"Sólo yo puedo ayudarte", "sólo yo puedo cambiar tu vida a mejor". Es probable que tenga un trabajo relacionado con la ayuda a los demás, al que dedica todo su tiempo porque "lo necesitan". Sin embargo, siempre acaba pidiendo algo a cambio, como sexo o dinero. 

¿QUÉ SE ESCONDE REALMENTE DEBAJO DE UN NARCISISTA?
  • Debajo de ese enorme ego se esconde una persona con una autoestima muy baja, sensación de poca valía personal e inmadurez emocional. 
  • Esos sentimientos le parecen inaceptables y los oculta. 
  • En su lugar crea un ego grandioso y superior para compensar. 
  • Al ser este ego falso, necesita demostrar continuamente dicha superioridad a través de la aprobación y los elogios de los demás, ya que es el único modo que tiene de verla confirmada. Es como si no llegara a creerse del todo esa grandiosidad que trata de transmitir. 
  • Las críticas echan abajo esta frágil construcción. Por eso reaccionan ante ellas con tanta rabia: ven amenazada su valía personal. El narcisista humillado querrá destruir al causante de dicha humillación para demostrar así que no es cierto lo que dijo de él y poder recuperar sus sentimientos de valía personal. 
  • La falta de empatía procede de una preocupación excesiva por sí mismo y de la dificultad para reconocer a los demás como individuos separados con sus propias necesidades (inmadurez emocional). 
¿CONVIENE INVOLUCRASE CON UN NARCISISTA? 
Definitivamente NO, aunque hemos dicho que,  socialmente,  los narcisistas pueden parecen encantadores y seductores, solo es con la sola finalidad de que no se vean sus rasgos defectuosos o carentes. No es lo ideal relacionarse con hombres que se caracterizan por la inflación de la autoestima, la megalomanía o la grandeza del yo, y que  tienen como aliado un sentimiento de soberbia.

La soberbia consiste en sobrestimarse más de lo que uno es… Es creer que el mundo existe sólo por mí y para mí. La soberbia empaña los espejos, todo tiene que ser visto bajo mis ojos, bajo mis juicios, que son bastantes, y bajo mi sospecha, que es irritante, y en ocasiones, desconcertante. 

En toda relación, el narcisista siempre buscará obtener una ventaja, la que sea, por lo que la pareja sentimental de un narcisista funcionará solo como  un objeto, alguien disponible al 100% para   escucharlo, atenderlo y agradarlo en todo momento. 


En otras palabras, el narcisista rechaza todas las relaciones y formas de amor. Más bien, sus intereses, sus afectos, sus relaciones, su vida misma redunda en lo que los otros le pueden dar. Es un depredador, de circunstancias, de emociones, de pensamientos y de relaciones. Le eres útil, entonces estará contigo eternamente. No lo eres, te desechará, sin la menor aflicción.

¿Te interesa una relación de este tipo? Si es así, entonces será mejor que no continúes leyendo y recibe nuestras más sinceras condolencias.


...Pero si quieres evitar caer con alguien así, debes saber que el narcisista, tal y como una araña, teje su tela y espera el momento oportuno para atacar, esperando que la presa caiga en sus redes, utilizando su infalible técnica de “ soy lindo y sociable” para mostrarse como un ser simpático y agradable,  pero no te dejes engañar, su única meta  es   manipular a sus víctimas a su antojo. 


Cuando está consciente de que puede ejercer cierta influencia en la otra persona, intenta establecer un vínculo con ella, y es  entonces cuando empieza su proceso de manipulación, hasta lograr humillar y sobajar a la víctima a su mínima expresión,  con el objetivo de hacer crecer su propio ego. 


Está claro que algunas personas son más vulnerables que otras, pero todas nos encontramos potencialmente en situación de peligro. 


Y más, porque como ya hemos dicho,  no es nada fácil detectar a estos arrogantes disfrazados de personajes afables. La máscara que suelen usar, impide o complica  que el entorno de la víctima no siempre sea capaz de detectarlos y, mucho menos, de comprender la manipulación de la que es objeto. 


Pero si analizamos detenidamente algunas actitudes, podemos aprender a identificarlos, por ejemplo: todos los aplausos, atenciones o halagos tienen que ser para él, cualquier situación contraria, será interpretada como una afrenta personal. Es tan vulnerable su autoestima o valor propio, que requieren de una sed incesante de admiración y de ser enaltecidos hasta por los más mínimos detalles. De no ser así, reaccionan con furia, con ira y con agresividad. 


En la relación en pareja, cuentan con una delicada forma de manipulación mediante la ironía. Si su pareja cuenta con ciertos atributos y cualidades que ellos no poseen, no van a descansar hasta criticarla severamente, pues nadie puede brillar más que ellos. Sienten una profunda envidia frente a los éxitos o cualidades de otros, principalmente de la pareja. 


Cuando por alguna razón su pareja es tomada en cuenta o admirada por la gente, padecen un resentimiento rencoroso, que va a ser cobrado con descalificaciones y todo tipo de agresiones sutiles. Frente a cada brillo de su pareja, frente a cada éxito, frente a su personalidad que generalmente es llena de vida, el narcisista, tarde que temprano la hará trizas a través de la descalificación. 


Muchos narcisistas pueden reaccionan con violencia al ser criticados o al sentirse inferiores. Varios psicólogos estadounidenses realizaron un estudio en el que comprobaron que los narcisistas son más agresivos que los demás. Coinciden al asegurar que: "Si desde la adolescencia se comienzan a desarrollar opiniones excesivamente optimistas sobre sí mismos y dichas creencias son  rechazadas por otros, sus sentimientos de amor a sí mismos pueden hacer a estos chicos potencialmente peligrosos". 

Mujer, desconfía y medita: si vas con pies de plomo cuando estás en su presencia, si no te sientes tú misma cuando estás en la misma habitación y haces todo lo posible para no contrariarlo, cuando la culpabilidad, la crítica, la humillación, la mentira y los celos se apoderan de la relación, entonces ha llegado el momento de ponerse en guardia. Sentir malestar, angustia,  un profundo sentimiento de insatisfacción y  ansiedad, pueden llevarte a la depresión, entre otras consecuencias. 

APRENDE que  las parejas de los hombres narcisistas nunca podrán vivir felices ni tranquilas, pues ellos se encargan de hacerles creer que nunca, hagan lo que hagan,  estarán a la "altura" que ellos merecen. Las parejas de los narcisistas muestran dificultad en realizar sus sueños de vida, sus ilusiones, un proyecto de vida independiente, y también un proyecto de pareja, pues sólo el proyecto del narcisista puede cumplirse. En resumen, te adaptas y lo admiras... a costa de tí misma.  

Convivir con un hombre con estas características resulta sumamente agobiante, porque la mujer de un narcisista sufre constantemente de sensación de abandono, y puede llegar a sentir que es simplemente un adorno en la vida de su pareja, porque ella solo tiene una  meta en la vida: estar pendiente de él y de sus necesidades.

Además, deben lidiar constantemente con el temor a ser engañadas o abandonadas, porque estos sujetos suelen ser unos conquistadores empedernidos. Su necesidad de reconocimiento y de atención es tan grande que no dudan en buscarlo fuera de la relación de pareja. El narcisista siente una necesidad patológica de ser atendido y adulado, y obviamente esto lo vuelve candidato fácil a la infidelidad.


La actitud prepotente de un narcisista hacia su pareja es: ¡Cuánta suerte tienes de que YO sea tu pareja! Por supuesto, esto no se hace de manera verbal sino veladamente a través de acciones reiterativas. Esto, aunado al profundo y eterno  agradecimiento que deberás mostrarle siempre por su  “generosa” actitud de permitirte estar su lado. 

¿Cuánto amor puedes esperar de alguien que no te reconoce, que no te valora, que no te ve, ni te escucha, y a quien no le importas?. 


Si a pesar de todo lo anterior, pretendes “amar” a un narcisista, entonces debes estar preparada para formar parte de un séquito de adulación, en donde él, y solo él, sea tu centro de atención. 

… ¿estás dispuesta a desvalorizarte por alguien que vive fuera de la realidad y, más importante aún,  que no te merece? 


Analiza si estás en una relación con un narcisista: 

  • Cuando le hablas de temas importantes para ti, él parece distraído y aburrido,  concentrado en su egocentrismo. 
  • Las conversaciones más importantes son las que tienen que ver con sus intereses, su familia, su trabajo, sus amigos, sus compromisos y todo lo que le corresponde. 
  • No admite contradicciones y se muestra intolerante ante la crítica o los desacuerdos, de lo contrario, se molestará y estará resentido. 
  • Estará siempre pendiente de exhibir sus encantos en la esfera social. Tu posición social y tu status son de gran importancia para su persona. 
  • Te seducirá una y otra vez, porque sus encantos están encaminados no a ti, sino a la admiración incondicional. 
  • Es implacable en sus críticas y descalificaciones, y aunque parezca mentira, los destellos de humillación hacia otros que considera inferiores, y a quienes pone en ridículo, es una de sus grandes manipulaciones. 
  • No tolera que le digan qué hacer y muchos menos tratándose de comportamientos. 
  • Afectivamente hablando, nunca sientes que te comprende, que está contigo o que es capaz de estar contigo. En tus logros sentirá una fuerte envidia y en tus momentos obscuros, no puede conectarse a tu sentir. 
La humildad, en las relaciones con parejas narcisistas, brilla por su ausencia. En un inicio, el brillo y el resplandor, es deslumbrante. Pero el impulso por lucirse siempre está en la relación. 


La relación oscila entre la esperanza, la desesperación, la amargura y la sensación de ser utilizado por el otro. Las actividades en pareja siempre van a estar muy por debajo de lo que el narcisista espera. Por ejemplo, si la pareja organiza un viaje, lo critican todo, el hotel, las comidas o el lugar. Aunque todo esté bien, es un devorador de lo bueno en los demás, pero sobre todo de la pareja. 


La vida sexual funciona bajo el término de la admiración, no sólo en la intimidad, sino en la vida diaria también. Es como si dijera, sí me admiras en todo, tenderemos un sexo maravilloso, sino, entonces, te castigaré por ello. 


Si lo admiras, siempre estará ahí… pero si no, entonces, vas a sufrir el precio de la desgracia, de las agresiones, de los abandonos, de las infidelidades, de la ironía, y por momentos, del desprecio. 

Las personas narcisistas no toleran el abandono, requieren de la presencia de los otros para existir, sin embargo, la regla es: Yo primero que nadie en este mundo, y tú tienes la obligación de que ello se cumpla. 



Estas relaciones se vuelven altamente destructivas, porque se observa un desequilibrio en la participación de la pareja. Existe abuso, maltrato, manipulación, y además, la sensación de no ser reconocida, amada, tomada en cuenta, además, de que la personalidad propia, cada día se va minando más y más y más. 


Si tienes que convertirte en quién no eres para darle gusto a tu “deidad”, es porque cuentas con ciertas carencias afectivas. Si te encuentras en una relación de esta naturaleza y no sabes qué hacer, lo primero, es darte cuenta que estás ahí. El segundo punto es conscientizarte de que él no va a cambiar, pero también, requieres repensar sobre tus modos y maneras de relacionarte. 

Es importante que te preguntes: 

  • ¿Cuánto valoras tu persona? 
  • ¿Cómo es que te enganchas con personas que no te reconocen? 
  • ¿Para qué quieres una pareja que te destruye? 
  • ¿En qué momento, decidiste que el amor era desdibujarte? 
  • ¿Comprendes el amor a través del sufrimiento? 
  • ¿Cuánto te amas a ti, en lugar de “amar” tanto a tu pareja? 
En fin, muchos son los aspectos que requieren revisión, pero no de lo que hace “Mi maravillosa y estupenda pareja narcisista”, sino qué hago Yo, para estar ahí: ¿Cuál es mi necesidad? 


También es importante revisar la manera en que yo elijo  pareja, cuál es mi historia personal, y llevar a cabo un proceso de entendimiento y comprensión personal, no de críticas… 


Es necesario, replantearnos y repensar nuestra vida en pareja, sólo entendiendo y comprendiendo, lo que me pasa a , podré originar cambios en mi vida, ya sea de pareja o en otras relaciones. 


El análisis y la comprensión se inicia por uno mismo, no por el otro, no por la pareja, sino por el propio Yo. Y, una vez, que yo comprenda mi sufrimiento y mi vinculación con una pareja narcisista, decidir, si quiero seguir ahí o no… 

El amor es una experiencia gratificante que conlleva todo tipo de sentimientos y conflictos, sin embargo, amar a alguien que se ama sólo a sí mismo, es una experiencia desgarradora, que deja profundas cicatrices… 

Date cuenta, nadie merece vivir en una relación de esta naturaleza…egoísta, manipuladora y destructiva. No trates de cambiarlo, trabaja en ti. Conoce el tema, pide ayuda, la psicoterapia es una posibilidad. El amor no tiene por qué doler... 


Sí no sabes cómo salir  de una relación así, consulta un especialista 


ROMPER CON UN NARCISISTA: 

Algunos psicólogos y terapeutas afirman que los cónyuges suelen esperar décadas antes de terminar la relación porque siguen pensando que el narcisista va a cambiar. Sin embargo, afirman que "La estructura de la personalidad narcisista es rígida como el acero y es muy poco probable que cambie". 

Con eso, está dicho todo.

Aunque por lo general las separaciones suelen  ser poco agradables, algunas muy tristes,  por experiencia propia te confieso que el proceso para lograr la separación de un narcisista, puede convertirse en una verdadera pesadilla...

Debido a que un narcisista carece de empatía, es explotador, por lo que siempre espera recibir cantidades excesivas de alabanza. Pero cuando sucede algo inesperado que lesione su personalidad arrogante y soberbia, como es  sentirse rechazado o abandonado, entonces solo debemos esperar todo el peso de su furia y la mayor de sus venganzas. 


Posiblemente, en un principio intente manipularte para que no lo dejes o para que regreses a su lado...pero no confíes en él, solo lo hará con la intención de que caigas nuevamente en sus redes para castigarte por haber lastimado su ego y, por lo tanto, puede ser muy peligroso. 

Jamás esperes que al separarte de un narcisista, recibirás  comprensión, misericordia o consideración, mucho menos,  si hay un juicio legal de por medio (divorcio), pues puede sentirse  exhibido de una forma no conveniente según sus estándares, lo cual no solo afecta su identidad arrogante sino que, además, pone en riesgo su posición socioeconómica, elemento fundamental para proyectar una imagen de grandeza ante los demás  y para ejercer su juego de manipulación.

Intentará hundirte, vengarse y aniquilarte de todas las formas posibles, haciendo tu vida miserable y complicada. Se valdrá de todos los recursos a su alcance para hacerte pagar la osadía de haberlo abandonado y, peor aún, demandado.

Pero no te desanimes, es un proceso que te servirá para adquirir más fuerzas y corroborar que NUNCA debiste permanecer tanto tiempo al lado de un ser así. 


Muchas veces, cuando se logra salir de una relación con un narcisista, existen ciertas circunstancias que todavía obligan  a la ex pareja a mantener un vínculo con él, por ejemplo,  los hijos. En estos casos, el ex narcisista puede tratar de manipularte para volver y, probablemente, hasta prometerá que va a cambiar.  O bien, puede tratar de culparte de los problemas de la relación entre ustedes para hacer que te sientas vulnerable y así manipularte a través de los hijos, del dinero o por cualquier cosa que se le   ocurra.


No te dejes manipular. Defiende tu posición y no le permitas más chantajes. 


Algunos terapeutas  recomiendan las siguientes maneras en que puedes protegerte : 


Mantén tu distancia 

A un narcisista no le gusta aceptar un no por respuesta. Si tu ex es extremadamente pegajoso o vengativo, puede acecharte o acosarte después de terminar la relación. También puede decirte que quiere ser tu amigo para poder seguir siendo parte de tu vida. Si vas a sanar por completo, es necesario cortar los lazos y seguir adelante con tu vida. 

Sé una madre segura

Si tienes un hijo con tu ex, no será posible alejarte por completo de la situación. Sin embargo, puedes ser una madre sin ser víctima de la ex pareja narcisista. Limita el contacto con tu ex y trata con él sólo cuando se refiera al niño. Trata de evitar estar a solas con el ex narcisista al recoger o dejar a los niños. Lleva a un amigo o familiar como mediador de apoyo. No permitas que el narcisista use a tu hijo como un instrumento de manipulación para controlarte. Solicita asistencia legal sobre la custodia y/o derechos de visita. 

Reconoce tu valor y autoestima 
Una relación con una persona narcisista puede socavar tu confianza y dejarte emocionalmente traumatizada. Acepta el hecho de que tu ex está enfermo y necesita tratamiento. No tienes que sentirte culpable por irte. Estar en una relación con una persona que tiene un trastorno de personalidad narcisista es tóxico para el individuo sano. Valora tu propia independencia y sé una persona digna de amor en una relación sana. 


Perdonar puede ayudar a sanar 

Se dice que "El perdón hace más por el que perdona que por el perdonado" El perdón es parte del proceso de curación. Si tienes sentimientos de ira hacia tu ex, date cuenta de que el narcisismo es una enfermedad. Es lamentable que la mayoría de los narcisistas no buscan diagnóstico y tratamiento. Sin embargo, al irte, has dado el primer paso y el más importante de la recuperación. Es posible que tengas sentimientos de culpa por dejar la relación o dudas acerca de no haberte ido más pronto. Deja ir lo que estás sintiendo y avanza con confianza, sabiendo que cada día se estás recuperándote más y más. 


Busca apoyo positivo 

Rodéate de un sistema de apoyo positivo. Rodearse de tu familia y leales amigos puede proporcionar un ambiente de seguridad emocional y seguridad. Pasa tiempo con amigos y familiares que te animan y apoyan durante el proceso de curación. Habla con ellos y hazles saber cómo te sientes. El solo hecho de que alguien escuche es muy beneficioso. También es útil buscar ayuda profesional para superar las heridas de una relación traumática y puede ayudar a entender y lidiar con tus sentimientos de una manera constructiva. 

En ciertos casos, es imprescindible la ayuda legal, además de la psicológica y familiar. 

Edúcate tú misma 

Lee la información sobre el narcisismo y otros trastornos de la personalidad para informarte. Aprender acerca de estos trastornos puede ayudarte a entender tu ex, la relación pasada y tus propios sentimientos acerca de ellos. Reconocer los signos de trastornos de la personalidad destructivas como el narcisismo puede ayudarte a evitar relaciones tóxicas. 


No lo pongas sobre aviso de tus planes o cosas personales 
No menciones nada de tu vida personal. Recuerda que el narcisista cree que nadie merece nada, y menos tú, por lo que siempre tratará de desacreditar, confundir o manipularte. Puede tratar de frustrar tus esfuerzos o planes para cuidar de sus intereses, aunque te encuentres físicamente fuera de su alcance. Cuanto menos sepa de ti, mejor. 





MUJER: 


El amor es una experiencia gratificante que conlleva todo tipo de sentimientos y conflictos, sin embargo, amar a alguien que se ama sólo a sí mismo, es una experiencia desgarradora, que deja profundas cicatrices… 

Evita involucrarte con un un hombre narcisista. Personas así no sienten ninguna necesidad de cambiar. 

La falta de emoción y atención te hará sentir que cargas con todo el peso de la relación. Rodéate de amigos positivos y familia, o únete a un grupo de apoyo que te ayude a atravesar los momentos duros y a superar la relación destructiva que hayas vivido (o vivas) junto a   un hombre narcisista. 




FUENTES: 

http://es.wikipedia.org/wiki/Narciso_(mitolog%C3%ADa)

((()))

¡No te lo puedes perder!

¡No te lo puedes perder!
Pago por PayPal y en OXXO

Visita nuestro blog Mujer Sin Cadenas

Visita nuestro  blog Mujer Sin Cadenas
2o. Lugar Categoría Gráficos del Premio Mujer y Publicidad 2011

CONSULTA LA GUÍA DE PENSIÓN ALIMENTICIA EN MÉXICO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Twitter

ESPAÑA

URUGUAY

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

La misteriosa desaparición de Cristina Siekavizza

MINDY RODAS: MUTILADA, IGNORADA Y...¡ASESINADA!

Publicación en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer AF

Google+ Badge