Translate

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Noticias y actualizaciones en Facebook

Página Web Crisálida Perenne

Página Web Crisálida Perenne
www.crisalidaperenne.com

ÚNETE a la comunidad en facebook

ÚNETE a la comunidad en facebook
"Me gusta"

¡ASESÓRATE!

Gracias por seguir acumulando cada día más visitas!

jueves, 7 de julio de 2011

¿LO RECONOCES? Descripción aterradora de un misógino



La historia de la misoginia es la historia de las mujeres. 
Revelar los grandes males de la historia femenina 
no significa que mejoren las cosas...¡pero es un comienzo!

Muchas veces hemos escuchado frases como: 

Las mujeres son un mal necesario

o chistes como los siguientes: 

¿Qué hay detrás de una mujer inteligente?... 
Un hombre sorprendido.


¿Qué hay que hacer para darle  libertad a una mujer?... 
Enchufar la plancha a una extensión.

¿Qué le pasa a una mujer si se come un mosquito?... 
Tiene más cerebro en el estómago que en la cabeza. 

Algunos reirán y expresarán: “Son solo eso, simplemente chistes” 

Pero la verdad es que de este tipo de pensamientos, parte el concepto de la misoginia, que no es otra cosa que la tendencia ideológica y psicológica de aversión hacia el género femenino.

¿Qué mujer no se ha topado, al menos alguna vez en su vida, con un misógino?, ¿qué mujer no ha padecido, en el transcurso de su existencia, alguna situación, experiencia o mala vivencia dentro de su entorno con algún sujeto sarcástico, humillante, prepotente, discriminador y/o violento hacia el sexo femenino?. Desde la infancia hasta la adultez, la mayoría de nosotras hemos crecido con una cultura machista (ejercida por nuestros padres, hermanos, tíos, algún maestro, jefe, compañero de trabajo, amigo o, nuestra misma pareja). 


Debo reconocer que, en mi caso personal, mi primer contacto con el machismo fue a partir de la niñez…Sí, fue en el hogar de mi infancia y ejercido por mi propio padre. Hoy, en su etapa de “adulto mayor”, él ya no recuerda la ironía y la descalificación que empleaba hacia las mujeres, minimizando su proceder (aunque su patrón de conducta, muchas veces, sigue siendo el mismo hoy en día). Mi intención no es reclamar, juzgarlo ni culparlo por las malas experiencias padecidas, simplemente reconozco el tipo de reglas y formas de "educación" con las que tuve que crecer y lidiar. El dolor causado, las heridas emocionales, las marcas invisibles por la intransigencia, los chistes humillantes, la ridiculización y el abandono emocional siempre estuvieron presentes en él, transformando dicho comportamiento en una manera de convivencia "normal".

Como mi caso, puede ser el de muchas otras mujeres, lo cual me lleva a preguntar: ¿producirá secuelas el maltrato psicológico y emocional que ha padecido una mujer desde los primeros años de su vida?, ¿serán acaso la inseguridad, la baja autoestima, la inestabilidad o el miedo un reflejo de haber vivido en un medio donde los abusos emocionales, el sarcasmo, la desvalorización y la humillación formaron parte de la “educación” hacia las hijas?. Al crecer y enamorarse, ¿las mujeres buscarán de forma inconsciente repetir los patrones de conducta aprendidos, lanzando señales a los hombres equivocados pero muy parecidos al padre machista, o solo será una coincidencia del destino, o será que “la mayoría de los hombre son iguales”? 


Para mi terapeuta, después de una intensa sesión de consultas a raíz de mi "inexplicable" separación de un sujeto por demás controlador y abusivo,  la respuesta  a esas preguntas fue con la siguiente conclusión:

"Tú eres quien ha buscado a hombres controladores y hasta violentos en las relaciones que has tenido en el transcurso de tu vida, debido a los patrones que aprendiste desde niña. Las mujeres se convierten en una especie de radar, donde de forma inconsciente tratan de encontrar al prototipo masculino con el que se criaron en la infancia".

No obstante, después de escuchar tremenda declaración, hoy asumo completamente las consecuencias de mis decisiones de mujer adulta, pues considero que cada persona es independiente, única y capaz de elegir, aunque se equivoque.

Si alguna mujer ha padecido una educación machista, solo ella podrá resolver sus carencias afectivas y la falta de autoestima, valiéndose de  la madurez adquirida, las experiencias de la vida, la influencia de la sociedad en general, pero sobre todo, de la lucha personal y consciente para evitar repetir los patrones de la infancia. Eso  puede contribuir a que no queden secuelas emocionales y psicológicas, y de esa forma, aprendan a seleccionar a tipos que no sean los equivocados…que no sean machistas.

Sin embargo,  la misoginia va más allá de lo anteriormente descrito; dicen algunos expertos que es el machismo expresado al extremo. El tema de la misoginia es muy amplio, complicado, aberrante y violento. Urge volver la mirada al mundo del dolor que existe en todas las clases sociales a nivel mundial, y que cada día cobra la vida emocional y psicológica de millones de mujeres “asesinadas” lentamente por la misoginia, específicamente, por parte de sus parejas. 

Al misógino se le describe como un sujeto que siente aversión (rechazo) hacia las mujeres, pero al mismo tiempo se aprovecha de ellas para obtener algún beneficio. Puede tener un discurso amable y aparentar ser un buen hombre, mostrarse racional y comprensivo hasta que, tarde o temprano, termina proyectando actitudes de descalificación y minimización hacia lo femenino. 

Orígenes: 
Para comprender el fenómeno que nos ocupa, debemos situarnos en la época de las cavernas, cuando se estableció una rígida diferenciación de género, la cual atribuyó al varón características de rudeza, valentía, honorabilidad, fuerza, don de mando y capacidad para el trabajo y hacer vida pública, en tanto a la mujer se le vio como un ser que sólo podía encargarse del cuidado de los hijos y labores domésticas. De esta forma,  los varones fueron considerados patriarcas, "dueños" y "cuidadores" de las mujeres. 

Sin embargo, a lo largo de la historia de la humanidad, ellos han abusado de dicha condición y malentendido el rol protector hacia el sector femenino, considerándolo sinónimo de dominio, en donde se concibe "natural" el hecho de que las mujeres cumplan el papel de subordinadas sin derecho a actuar ni a tomar decisiones importantes; se nos ha etiquetado como seres inútiles que no sabemos cómo proceder ante diversas circunstancias; se nos ha sometido. 

Asunto cultural: 
Aunque la misoginia es una de las expresiones del “machismo extremo” que casi siempre tiene connotaciones patológicas, hay que reconocer que el problema ha partido siempre de la concepción errada de algunos segmentos sociales y culturales, dentro de los cuales, existe total escepticismo hacia el progreso de la mujer y de la cual sólo se acepta total sumisión hacia el hombre. 

Los expertos en la materia (Derechos Humanos y violencia intrafamiliar) aseguran que éste es un problema que además de poseer síntomas patológicos, también obedece a razones culturales, fundadas en algunos patrones de crianza, en los cuales prevalece la dominación del hombre y la subyugación de la mujer. 


Hacia cualquier punto que miremos podemos encontrar múltiples actitudes de aversión y descalificación hacia las mujeres; por ejemplo, tenemos los comentarios de quienes cometieron abuso sexual: "Por qué se alarman tanto si nada más la violé", o la frase comúnmente utilizada:  "Ella me provocó por usar minifalda", o bien, las expresiones de aquellos que reflejan fanfarronería: "Ella ya tuvo relaciones sexuales conmigo". 

Esta megalomanía (es decir, creerse superior en demasía) masculina puede entenderse como una desesperada y falsa idea de sentirse mejor y superiores que las mujeres.

Así mismo, también es frecuente que el odio hacia el sexo femenino se incremente cuando destacan por su inteligencia, razón por la que pretenden reafirmarles lo siguiente: "Tu misión es atenderme, así que obedéceme y calla".

Cuando los hombres agreden verbalmente a otros hombres suelen hacer referencia a lo femenino, siendo común escuchar expresiones como "vieja", "marica", "joto", "mandilón", "rajón" o "puñal", lo cual se debe a que consideran que lo más humillante es pertenecer al sexo opuesto. Con esas expresiones tratan de ratificar que lo menos deseable es ser mujer o parecerse a ellas. 


También podemos observar que cuando el varón desprecia lo femenino, de ninguna manera realiza labores que por costumbre se consideran "exclusivas" de las mujeres, como lavar platos, preparar comida, limpiar la casa, tender la cama y/o cuidar a los hijos. "Son cosas de viejas", con lo cual quieren decir que se trata de actividades propias de seres a quienes consideran inferiores e indignos. 

Como vemos, la misoginia es el ‘cáncer' de las relaciones de paz e igualdad, y quienes la tienen arraigada ignoran que, para crecer como seres humanos, debemos admirar y valorar a nuestros semejantes, sin importar su género, y que es imposible disfrutar el amor, sexualidad y placer desde la opresión. 


Según Sigmund Freud, la causa de este comportamiento tiene que ver con los traumas de la infancia; no haber contado con la figura paterna, haber sido objeto de la hostilidad materna o haber sido reprimidos en el ejercicio de su sexualidad en la niñez o en la adolescencia.  Lo cierto es que nada justifica el odio hacia las mujeres demostrado en tantas formas violentas y por tantos siglos.

Laura Hernández Muñoz, embajadora de poetas del mundo en México, realizó una ponencia en el año 2008, que tituló como:  "Crimen sin cadaver: la misoginia, asesino silencioso", en la que calificó a la misoginia como el odio a las mujeres disfrazado de amor, en la que el varón misógino tiene una visión deformada de sí mismo. 

Daño psicológico y emocional en las mujeres: 

En dicha ponencia, la también Embajadora de la Paz Universal en Ginebra, Suiza dijo que el misógino siente placer al ir disecando lentamente el espíritu femenino sin matarlo, es un trabajo cotidiano que requiere de un sutil tratamiento sádico y amoroso, en el que la mentira y el engaño es una de sus tretas, pero, si acaso es la mujer quien hace uso de ellas, entonces es severamente castigada. 



También suelen gustarle las mujeres inteligentes, triunfadoras y carismáticas porque son un reto para su personalidad controladora “entre más sobresaliente sea la mujer, más empeño pone en destruirla”. 

El hombre misógino no siente dolor ni remordimiento por el daño que inflige, siempre piensa que ella se lo merece por haber trasgredido alguna de sus múltiples reglas de conducta, y el juego del gato y el ratón se sucede continuamente hasta lograr que su víctima (esposa, amante, compañera) crea que se lo merece, y acepte y justifique el mal trato. 

Y es tal el daño psicológico, que la mujer al hablar de su pareja, lo justifica, y siempre lo hace con los términos: “Es encantador, tiene muchos detalles, siempre está atento a lo que hago y digo, me quiere mucho, por eso me cuida y está al pendiente de cómo visto, me comporto, y adónde voy y a quien frecuento”. 

Lamentablemente cuando la labor de destrucción de la autoestima de la mujer está completada, el misógino se vuelve impaciente e intolerante y la desprecia, acusándola porque lo enfadan sus lloriqueos, su falta de arreglo personal y su actitud derrotista y cobarde. 

Posteriormente viene la amenaza de buscarse a otra que realmente lo satisfaga y que sea mejor en todos los aspectos. Los insultos van haciendo del espíritu de la mujer un gran hueco por donde escapa la esperanza de salvación: aman y temen al causante de su dolor, desean escapar y al mismo tiempo sienten que sin él se convertirán en nadie. 

Creen que sólo él puede amarlas y por eso aceptan cualquier tipo de castigo que les dé, incluso la muerte psicológica y espiritual, crimen que ninguna ley humana castiga “porque no hay cadáver para comprobarlo”. 

El lado sombrío de la relación con un misógino es que, para poder disfrutar de los buenos momentos (si acaso los hay), una mujer debe soportar mucho dolor, se vuelve una relación amorosa adictiva, y como toda adicción, se convierte en una necesidad compulsiva de estar junto a quien le hace daño. Él mantiene la relación en oscilaciones pendulares entre el amor y la agresión. 

“AMOR” insaciable y demandante: 

Para el misógino es primordial lograr el absoluto control sexual, financiero, social y familiar; su “amor” es característicamente insaciable y exigente, todo lo que la mujer haga por complacerlo, será en vano, pues él jamás se sentirá satisfecho. Ella inventará constantemente maneras nuevas de poner a prueba su devoción. Es como si cada día tuviera un examen final… ¡¡que nunca aprobará!!

En el aspecto sexual, despliegan una capacidad amatoria que seduce y atrapa, pero sólo sus necesidades tendrán importancia; su comportamiento egoísta no permite más formas de hacer el amor que las que a él le satisfagan, entre ellas, el sadomasoquismo. Es precisamente cuando ya tiene a la mujer sometida a su chantaje amoroso, cuando inicia el ataque sistemático de desvalorización física y emocional, al agredirla verbalmente con críticas y comparaciones con otras mujeres. 

La constante crítica mina la autoestima de la mujer más fuerte, convirtiéndola en un guiñapo humano que agradece a “su hombre” la generosidad de amarla a pesar de todas sus imperfecciones. A mayor maldad en la agresión verbal, los efectos son más devastadores. 

La misoginia también es una explicación al porqué del rechazo hacia la homosexualidad en los varones, ya que viene implícita esa fuerte carga de valores despreciativos y menosprecio hacia todo lo que contenga el carácter femenino, de ahí que un hombre "afeminado" o que no cumpla con todo el patrón "masculino" sea considerado inferior o no propio de la sociedad. En el fondo, esta conducta se debe a su auto represión interna que desde la infancia han ejercido hacia su propia sexualidad; en tanto que consideran que la homosexualidad es motivo de vergüenza o de señalamiento social, evitan ser descubiertos u ocultan sus desviaciones haciendo escarnio de los demás o agrediendo a las mujeres bajo sus más diversas manifestaciones.

Es común que el misógino se muestre encantador y sociable en público, pero tan pronto como se queda solo con su compañera comienza a abusar, pudiendo humillarla en público, y otros, insultan a su mujer coqueteando abiertamente con otras mujeres en presencia de ella. Es un comportamiento que se propone herir, castigar y humillar, conduciendo a la desvalorización e inseguridad de la mujer. 

Esta actitud de desvalorización puede conducir a la mujer al alcoholismo, a las drogas y al suicidio, al ser abandonadas por su agresor. 

“El que paga, manda”: 

El refrán anterior es aplicado por el misógino de manera absoluta. Determina el amor por la cantidad de dinero que se utiliza para obtenerlo, y en la relación de pareja cree que si él “invierte” en ella, lo mínimo que puede hacer la mujer es someterse a su voluntad completamente. 

Generalmente, cuando se trata de dinero, hay dos tipos de misóginos: 

a)  El buen proveedor de economía estable, 
b) El trágico que siempre es víctima inocente de estafas y engaños, además de estar continuamente desempleado y en bancarrota. 

De cualquier forma: si él es quien paga, o comparte gastos a partes iguales, o es un mantenido, él es quien decidirá cómo se gasta el dinero. Una mujer desprotegida económicamente, es la víctima favorita y permanente de este tipo de relación. 

Relación familiar: 

El misógino siente una amenaza del vínculo emocional de la mujer con sus padres, hermanos y parientes, a los que ve como un enemigo a vencer para obtener el control absoluto de los sentimientos de su mujer. 

Para un hombre así, los niños pueden ser poderosos rivales en el afecto de su compañera, además, puede utilizarlos para amenazarla con quitárselos en caso de que él juzgue que ella no es una buena madre, o con el pretexto que se le ocurra. 

Los niños que crecen en el hogar de un misógino experimentan cólera, tensión y frustración, además de miedo. Cuando ven agredir a su madre, ya sea psicológica o físicamente, se asustan y enojan, y al no tener más salida que aguantar, expresan sus sentimientos en formas contraproducentes y autodestructivas, como reacciones psicosomáticas, dificultades escolares y depresiones. 

En los niños más pequeños, mojar la cama suele ser una reacción común, lo mismo que las pesadillas. Los mayores suelen expresar sus sentimientos en peleas con otras niñas y niños, en una actividad sexual indiscriminada, en el abuso de diversas sustancias y otras formas de comportamiento antisocial. Si un niño es además víctima de abusos físicos o sexuales, los síntomas de sufrimiento serán más acentuados. 

Recuerda: 
Cuando un hombre desprecia o subvalora a una mujer (aunque diga amarla)...es un “misógino”.

En el siguiente enlace, podrás contestar unas sencillas preguntas para que sepas si eres víctima de un misógino:
CUESTIONARIO: DESCUBRE SI ERES VÍCTIMA DE CODEPENDENCIA Y MISOGINIA


Una vez analizado el comportamiento que generalmente demuestra un tipo así, enlistemos sus características principales: 

PERFIL DE UN MISÓGINO: 



1. Puede comportarse como el hombre más romántico del mundo, pero de un momento a otro (y por una razón ridícula) se convierte en un monstruo que grita, vocifera y humilla a su pareja. 

2. A veces goza recriminando en público a su mujer y haciéndola quedar ante los demás como una inútil, torpe o tonta.

3. Necesita sentir que tiene el control sobre todos los aspectos que atañen a su pareja; piensa que ella no tiene por qué participar en la toma de decisiones. 

4. Le exige a su pareja que renuncie a sus gustos, preferencias, estilo, círculos sociales y profesión, para poder tener un mayor control sobre ella. 

5. Es sumamente celoso y posesivo y, por si fuera poco, le echa la culpa a su pareja de todo lo que anda mal. 

6. Hostiliza y agrede física, verbal, emocional, económica o mediáticamente a las mujeres 

7. Tiene tendencias a resolver sus diferencias a golpes o bajo algún tipo de violencia. 

8. Utiliza el escarnio, la denostación y la manipulación 

9. El misógino es un hombre que, generalmente,  no logró crecer ni emocional ni intelectual ni mentalmente.

10. Se atreve a poner en duda la sexualidad de los demás y utiliza el sarcasmo como una forma de agresión. 


11. Normalmente son sadomasoquistas, pues por un lado disfrutan con el sufrimiento y la hostilidad hacia sus víctimas y, por otro, sufren internamente por su incontrolable conducta.

12. Su carencia de capacidad para entender sus propios sentimientos o para disfrutar plenamente de su sexualidad, los convierte en individuos perversos, que buscan satisfacer sus necesidades afectivas cometiendo actos o acciones reprobables socialmente pero que atraen la atención. La agresión, la burla, la hostilidad o la humillación, son formas de satisfacer su infelicidad. Tarde o temprano, estas conductas podrán  convertirlos en criminales, en agresores, en personajes sádicos que sólo encuentran el placer en el sufrimiento de los demás y, en especial, en el sufrimiento de la mujer.


La relación con un misógino es enfermiza y deplorable, pues se ataca al sector femenino y no se construye el amor desde la igualdad, es decir, en el sentido de que ambos miembros de la pareja compartan la vida con derechos y responsabilidades similares, sino a partir del servicio que supuestamente la mujer tiene como obligación. Desde esta perspectiva, para mantener dicha condición los hombres ven en las mujeres a seres inferiores que deben cumplir todos sus deseos. En los talleres que imparten instituciones de ayuda psicológica, una de las preguntas que les hacen a los hombres es: "¿Qué necesitas para sentirte querido y feliz?", a lo que generalmente responden: "Que me cuiden, atiendan y obedezcan"

Fases de un misógino:
a) El Príncipe. 
Es la que muestran al inicio. Se venden a sí mismos como el hombre perfecto, el sueño de cualquier mujer hecho realidad. Son atentos, caballerosos, detallistas, protectores, inteligentes, carismáticos, encantadores. Saben exactamente qué hacer y qué decir para impresionar. 

Han construido una máscara de éxito y falsa confianza que suele ser muy atractiva. Creen que son seres únicos y especiales que no se conforman con cualquier mujer, por eso te hacen sentir que eres “la elegida” y te colocan en un pedestal por las virtudes que te ven.

2) El Patán. 
Esta segunda fase es extremadamente desconcertante para una mujer que se siente feliz y tranquila con su pareja, y de pronto se enfrenta a la primera escena de agresión verbal (críticas, reproches, devaluaciones, etc.). Parece increíble que el mismo hombre que te trataba con dulzura y delicadeza, te llenaba de mimos y atenciones, que te hacía creer que tú eras la persona más importante del mundo para él, de pronto te insulte y te trate mal.

Como esto te toma por sorpresa y él tiene la enorme habilidad de hacerte sentir culpable, puedes llegar a creer que hiciste algo mal y que debes corregirte para no provocarlo. Lo más desconcertante es que el Príncipe luego vuelve a aparecer y tú te tranquilizas creyendo que se trató de un evento aislado y que todo volverá a estar bien. Eso hace que te esfuerces más en complacerlo para mantener la armonía.

A partir de ahí las dos personalidades se irán alternando. Nunca sabes cuándo saldrá el príncipe y cuándo el patán. Eso te irá volviendo temerosa e insegura. Si él se enfurece, la culpa es tuya por provocarlo. Si tú te enfureces, dirá que eres una neurótica que no sabe controlar sus emociones. Estarás en constante continua tela de juicio, todas tus acciones o palabras serán vigiladas, controladas y estarás bajo un estricto escrutinio para cumplir con todas las cualidades que te asignó, las cuales incluyen que él debe ser tu máxima prioridad, que todo lo que dice está bien, que si trata de corregirte es porque te quiere y que cualquier falla tuya es la que puede echar a perder la relación.

3) El Niño Herido. 
Como es obvio, tarde o temprano te cansas de vivir en una situación tan angustiante y empiezas a considerar la posibilidad de terminar la relación. Ya no soportas tanta violencia psicológica, control y manipulación. Cuando el misógino detecta que quieres abandonarlo puede presentar esta tercera personalidad. De pronto el hombre prepotente y poderoso se muestra vulnerable y triste. Está aparentemente arrepentido de sus arranques, te chantajea por hacerlo sufrir después de todo lo que ha hecho por ti y jura que las cosas van a cambiar si le das otra oportunidad. 

Lo más probable es que le creas y vuelvas a engancharte porque la relación ha sido muy intensa. Con el paso del tiempo se hace evidente que él no cambió y las cosas regresan a la etapa conflictiva.

Lo peor de todo, es que en relaciones donde el hombre es misógino, ambos sufren, la mujer por sentirse maltratada y reprimida y el hombre porque pese a su fortaleza aparente, es tan vulnerable que necesita sentir que alguien depende de él y está bajo su dominio.

Consecuencias fatales:


El daño en la mujer no sólo se limita a sentir frustración, tristeza, desilusión o coraje por haber elegido mal a la pareja e involucrarse en una convivencia desastrosa, sino que además se ven profundamente afectadas su autoestima, seguridad personal, la confianza en sí misma, su trabajo y realización profesional, las relaciones sociales (con la familia y las amistades), la economía o su patrimonio personal e inclusive su desempeño como madres (en caso de tener hijos). Es decir, el daño es tan extenso y generalizado que le llevará algún tiempo poder sanar sus heridas y reconstruir su forma de vida.



¡¡REACCIONA!! 
El primer paso que debe dar una mujer es reconocer la situación que padece al lado de un misógino, buscar ayuda psicológica, planear de manera inteligente la huída (recuerda que generalmente son violentos), denunciar los actos de abuso y agresiones, para así asegurar el aspecto económico para ella y los hijos, porque un misógino es cruel y vengativo: recurrirá a todas las artimañas para evitar el abandono, incluso puede fingir que ha cambiado de actitud y durante un tiempo ser el hombre ideal, para lograr que baje la guardia su esposa y cuando menos lo espere, atacarla a ella y a los hijos castigándolos por la osadía de querer dejarlo. 


MUJER:


La vida con un misógino es como caminar por un campo minado…la misoginia es un asesino silencioso, donde lamentablemente no existe un castigo ejemplar ante el atroz crimen que se comete en contra de millones de mujeres en el mundo. 

La única manera que tienes para dejar de seguir siendo víctima de un misógino, es creciendo como persona, fortaleciendo tu autoestima y logrando una solvencia económica. 

Por eso, la insistencia a que cada vez más, la mujer busque su superación personal, entendida como la capacidad de luchar por su independencia, es decir, que no necesite depender del hombre para poder subsistir, sino que pueda ver en éste compañía y complementariedad.

Si vives una relación con un sujeto misógino...
¡¡aléjate de él!! 
No pongas en riesgo tu estabilidad emocional y, mucho menos, tu integridad personal. 


2 comentarios:

  1. ¡ Hayyyyyyy hija....... !
    Felicidades, muy buen artículo, muy bien documentado y muy sentido, totalmente real

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy casada con un misogino en todas sus vertientes, estoy deseando de huir de el aunque la situacion economica en un principio me retiene, pero esto no es vida,toda mi relacion con el hacido de dominio siempre se ha hecho lo que el a querido, me ha menospreciado delante de los amigos,me ha insultado me ha rediculizado,para sentirse superior,siempre ha querido dejarme mal ante mis hijas.hace casi dos años que esta liado con una tia colombiana,esto a empeorado la situacion no se preocupa de nada de su familia sus hijas lo han pillado con la tia, no le habla a sus hijas, hace unos meses le presente la demanda de separacion,lloraba y por mi hija se la quite,pero el no cambio al contrario empeoro, ha tenido malos tratos sicologicos y fisicos con migo no lo denuncie,porque a los dos dias era la boda de mi hija,ha tenido problemas en el trabajo, se ha quedado sin trabajo,todo lo qur habla es una mentira,ayer me dijo que iba a comer con un amigo,dio la casualidad de que lo vi con la tia en mi coche, estoy esperando que pase el mes de agosto para separarme de el y que se ha lo que dios quiera pero mi dignida esta por encima de todo, el no quiere separarse, no porque me quiera,sino por lo que puede perde economicamente,es un cobarde, por que hace daño pero no es capaz de ser un hombre y reconocer que esta con esa mujer, creo que es un desgraciado que ha perdido todos los principios de una persona aunque yo este sufriendo por su crueldad, que dios lo peprdone y a mi me de la felicidad que siempre ha buscado.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

CONSULTA LA GUÍA DE PENSIÓN ALIMENTICIA EN MÉXICO

Twitter



AMOR NO ES VIOLENCIA

AMOR NO ES VIOLENCIA
Comunidad en Facebook

LIBRO INCAUTA