Translate

Noticias y actualizaciones en Facebook

Página Web Crisálida Perenne

Página Web Crisálida Perenne
www.crisalidaperenne.com

ÚNETE a la comunidad en facebook

ÚNETE a la comunidad en facebook
"Me gusta"

¡ASESÓRATE!

Gracias por seguir acumulando cada día más visitas!

sábado, 29 de octubre de 2011

MENTIRAS MASCULINAS: 79 frases recurrentes para mentir a las mujeres




Antes de comenzar con el tema sobre las mentiras que utilizan frecuentemente los hombres,  quiero aclarar dos cosas:


1) No todos los hombres son iguales. No todos los integrantes del sexo masculino reúnen las características de infieles, patanes, misóginos, celosos y, mucho menos debemos generalizar al suponer  que TODOS mienten. 



2) Reconozco, admito y asumo que las mujeres también hemos dicho, alguna vez, una que otra mentira cuando así lo hemos necesitado.


Las mentiras son utilizadas por ambos sexos, pero según un estudio realizado hace un par de años, se llegó a la conclusión de que los hombres mienten seis veces al día y el doble que las mujeres. Dicho estudio indicó que los varones dicen muchas frases falsas, pero es mucho más fácil descubrirlos que a las mujeres. Es decir, las mujeres lo hacen mejor…¿será cierto?


Todos y todas soltamos hemos soltado frases que no acaban de ser del todo verdad pero que sirven para librarnos de algo que no queremos hacer, de relaciones que no queremos establecer o de una riña que, suponemos, traerá consecuencias desastrosas. Sin embargo, en este artículo hablaré sobre las frases con falsedad que muchos sujetos utilizan para librarse de decir una verdad dolorosa o para salir bien librados de determinados momentos. 



En un post anterior, hablé sobre las mentiras más utilizadas por los hombres casados, pero en esta ocasión intentaré plasmar cualquier tipo de pretextos en forma de frase que muchas mujeres  hemos tenido que escuchar de boca de principiantes o de grandes maestros de la mentira.


Tal vez no todas las frases que se mencionarán sean mentira, o bien, algunos individuos pueden exclamarlas con total sinceridad, pero en muchos casos, están disfrazadas de pretextos, son ambiguas, llenas de omisiones o son las llamadas “mentiras blancas o piadosas”. No obstante, todos sabemos que las verdades a medias o “inofensivas” siguen siendo una vil y asquerosa mentira, que solo sirven para disculparse, manipular, justificar algo que saben que no está bien o, simplemente, para satisfacer su ego masculino. 


Esta entrada es un trabajo de investigación, reflexión y, sobre todo, un ejercicio de memoria que realicé  basándome en experiencias personales y, también,  apoyada por un grupo de hombres encuestados para saber cuáles son las mentiras más comunes que utiliza el sexo masculino  para favorecerse de alguna forma con las mujeres.


Sé precavida, observa, intuye y si no te convencen sus palabras, eres libre de…¡No creer en ellas!. Recuerda, los actos hablan más que cualquier frase hecha y ensayada.


¿Por qué mienten los hombres?

La mayoría de los hombres mienten por diversos motivos. Sin embargo, su inseguridad es la razón principal. Sin embargo, las razones más frecuentes para las mentiras masculinas son:


1. Para impresionar. Sobre todo en la etapa inicial de la seducción, los hombres exageran sus ingresos, sus habilidades, la importancia de su trabajo, sus posesiones, en un afán por causar mayor impacto en la mujer a la que están tratando de conquistar.



2. Para evitar problemas. En el hombre casado, especialmente, las mentiras tienen por objetivo evitar discusiones con la esposa. Si saben que una conducta suya va a provocar el disgusto de su mujer, negarán sin remordimiento alguno lo que hicieron.



3. Para disimular limitaciones. El hombre, en general, tiene un ego muy frágil y miente con frecuencia para protegerlo. Mentirá cuantas veces sea necesario, para que la mujer no se entere de su ineficiencia, de su falta de habilidades, de sus limitaciones intelectuales, de su ignorancia, de sus temores y otras debilidades.


4. Para ocultar infidelidades. Nadie puede negar que los hombres son infieles con más frecuencia que las mujeres. Y la infidelidad siempre entraña engaños, ocultaciones y falsedades. Esta es una de las razones por las que el hombre parece mentir con mayor frecuencia que la mujer.



5. Para eludir responsabilidades. El hombre es más capaz que la mujer de fingir enfermedades y dolores, o de inventar deberes y complicaciones que no existen realmente, para evitar tener que hacer cosas que no le gustan. Y suele hacerlo tanto en el hogar como en el trabajo.



6. Para no dar a la mujer demasiado poder. Un hombre tiene más temor a enamorarse que una mujer, porque sabe que cuanto más la ame, más poder ejercerá ella sobre él. Cuando un hombre nota que una relación toma carices más serios, empezará a mentir a la mujer para eludirla en lo posible, mientras trata de frenar sus propios sentimientos. Desde luego, y por fortuna, en muchos casos los sentimientos terminan por vencerlo.



7. Para lograr sus objetivos. Especialmente cuando éstos no son muy loables. El hombre no suele considerar como “mentiras” ciertas cosas que dice, y que no se apegan a la verdad, si con ellas avanza en su posición profesional, o logra obtener de la mujer ayuda y concesiones que de otra manera no obtendría.





Clasificación básica de los mentirosos.


Mentirosos compulsivos:

Son aquellos hombres que encuentran excusa para todo y mienten sobre todo hasta el punto de perder la noción ellos mismos de la cantidad de mentiras que inventan. Nunca reconoce que miente porque él mismo se cree sus embustes.



Mentirosos piadosos:

Son aquellos que mientes esporádicamente para salir de alguna situación incómoda. Alguna excusa para no querer salir, el que se hace negar cuando se lo llama o el que retrasa alguna respuesta.



Mentirosos para aparentar:

Suele comentar sobre su coche último modelo, sobre sus viajes, acerca de su éxito con las mujeres o en los negocios cuando en realidad nada de esto es cierto. Su baja autoestima lo obliga a demostrar algo que no es.





¿Cómo saber cuando un hombre está mintiendo?

Aunque muchas mujeres poseen ese “sexto sentido”, o una aguda intuición, que les hace fácil descubrir a un hombre mentiroso, es recomendable aprender a interpretar el lenguaje corporal. Este es más franco, claro y elocuente que el lenguaje verbal y no titubea en contradecir a sus palabras, si lo que está diciendo no es verdad.





Hasta ese hombre que aparenta ser intachable, serio y sincero, puede decir las palabras más románticas y endulzarte el oído todo el día, y a la vez, mentir con la mayor facilidad. Pero lo que jamás podrá evitar que su lenguaje corporal los delate. Los signos corporales que ellos suelen enviar inconscientemente cuando están mintiendo, pueden reflejarse de la siguiente manera:


En plena discusión, le preguntas algo directamente y él, mientras te responde, se toca la nariz, la boca, o cualquier otra parte del rostro…
Está mintiendo. Estos gestos son tan subconscientes, que provienen desde nuestra época de la niñez. Es el reflejo de lo que hacíamos, cuando mamá empezaba a preguntar quién había roto el florero de la abuela, y nosotros nos tapábamos la boca.


Expones tus puntos y tus dudas, y mientras él te mira expectante para darte una respuesta contundente, observas como aprieta los labios, se los muerde o se los humedece con la lengua…

Otra vez trata de cerrar la boca antes que salga esa verdad que no querrás saber.


Él comienza a defender su caso, y mientras lo hace, te esquiva la mirada...

¡Miente! Dicen que los ojos son el espejo del alma; cierto o no, él no dejará que ni su alma lo deje al descubierto.



La experiencia indica que si se mira al suelo, se pestañea más de lo normal y si son diestros y miran hacia la derecha cuando hablan, es muy probable que no estén diciendo la verdad”, comenta una especialista. 



Algunos especialistas mencionan que una mirada vaga, la pupila dilatada, entrecejo fruncido o una apertura excesiva de los ojos, demuestran la mentira. 



Pero no te fíes, estudios recientes han revelado que “Ellos asumen que si alguien está ocultando la verdad esconderá su cara o evitará el contacto visual cuando, en realidad, lo opuesto es lo correcto”. Se ha comprobado que los mentirosos por lo general hacen todo lo que pueden para convencernos de que dicen la verdad, lo hacen de manera descarada mirando fijamente a los ojos para ver la reacción que causan.



Y la discusión se hace más y más larga…De pronto, te sonríe y se acerca para minimizar la seriedad del tema, permanece en silencio o empieza a irse por las ramas...

Al dejarlo sin argumentos, intenta “hacer tiempo” para maquinar nuevas excusas.


Al ver tu cara de incrédula, utiliza sus “peros”. “Yo sé que suena raro, pero…” o “Esto parece grave, pero…”


Ten por seguro, que su siguiente frase es una completa mentira.



Otros movimientos y actitudes que lo delatan son:

• Cruza los brazos sobre el pecho. Es un gesto de autoprotección ante un ataque que él sabe merecido.
• Da la espalda a la mujer que se está enfrentando a él, por temor a que la expresión de su rostro pueda delatarlo.
• Su cuello y parte de su rostro enrojecen. Son señales incontrolables de culpabilidad, que él trata a veces de disimular mostrándose furioso.
• Actúa en forma diferente a lo que es usual en él. Una mujer que conoce bien a un hombre nota sutiles diferencias en su comportamiento, que le revelan que está ocultando algo.
• Su voz cambia de tono. Puede volverse más aguda, más baja, más suave, más alta. Pero le es imposible hablar en el tono normal, que la mujer que lo ama conoce muy bien.
• Los movimientos de su cuerpo revelan que está inquieto, que no se siente bien consigo mismo. Algunas veces toma posiciones agresivas, como si quisiera protegerse atacando.
• Le tiembla levemente la mandíbula. En algunos casos graves, tiene que sentarse porque sus rodillas parecen ir a doblarse y sus piernas se niegan a sostenerlo.
• Se vuelve insistente y repetitivo. Dice las mismas cosas varias veces (cuando no es su costumbre hacerlo), como si él mismo tratara de convencerse de que está diciendo la verdad.
• Bosteza sin razón aparente. Las mentiras provocan tensión y el cuerpo trata de liberarse de ella por medio de los bostezos.



“El mentiroso suele esconder sus manos en sus bolsillos, cruzar los brazos o esconderlos en su espalda y sus labios tienden a estar inmóviles, gesto inconsciente para evitar que salga la verdad al descubierto” según especialistas. 



Las actitudes diferentes en su personalidad también son un signo de alerta. Si está más cariñoso de lo normal, hace regalos sin que sea ningún día especial y ésta es una conducta no habitual en él, o quiere impedir cualquier momento para hablar es porque algo está pasando.




Mentiras más utilizadas por los hombres 
(bueno, por la mayoría)



Existen clásicas expresiones que los hombres utilizan frecuentemente en ocasiones diversas, y en las cuales no debes creer jamás. Ellos son expertos en dar vueltas a situaciones y hacerte creer que lo que dicen es espontáneo y no estudiado.



Reitero, con esto no quiero decir que todos los hombres son mentirosos, ni que la mentira es una cualidad masculina,…¿y por qué no decirlo? Nosotras también hemos utilizado, alguna vez, una que otra mentirita blanca para salir del paso, pero esas…¡no las revelaré!



1. “No eres tú, soy yo”

Un clásico de los hombres a la hora de pedir un tiempo en la relación o cuando quieren terminarla sin dejar heridos en el camino. Te hablará de lo maravillosa que eres, de lo tonto que es él de dejarte. Al final creerás que eres lo mejor que le ocurrió en el mundo y posteriormente te cuestionarás: y si es así, entonces, ¿por qué no se quedó conmigo?



2. “Voy a cambiar”

Nadie es capaz de cambiar su personalidad o forma de ser cuando ya es adulto, pues ya se tiene formada. Lo único que él podría haber hecho es ceder en algunas cosas y madurar otras. Pero si algo te molesta de él, lo más seguro es que lo tenga dominado, pero siempre estará allí, y lo sacará de un momento a otro.



3. “Tengo que despertarme mañana muy temprano”

 Esta frase siempre la dirá si tienes que ir al cumpleaños de esa amiga que él no soporta o a la casa de su suegra. La mayoría de los eventos a los que él no tenga ganas de ir o no tenga empatía con el organizador, no te acompañará excusándose en el trabajo. Sin embargo, éste no será excusa si tiene una reunión con sus amigos.



4. “Yo llego hasta donde tú quieras”

 Típico de adolescentes que tratan de convencer a la fémina para que tenga relaciones sexuales con él. “Relájate, no te va a doler”, generalmente la acompañan. 



5. “¡Qué casualidad!,  vernos de nuevo”

 Esto ocurre cuando ellos se han olvidado que han intercambiado números con alguien, de quien no tenían interés de volver a saber. O bien que tratan, hace mucho, de deshacerse.



6. “Se me perdió el papel donde anoté tu teléfono”

 Al igual que en la frase anterior, es una tradicional excusa de los hombres cuando tratan de explicar por qué no te llamaron cuando dijeron que lo harían. Si realmente hubiese tenido interés de contactarte, te aseguramos que habría dado vuelta la guía telefónica hasta encontrarte nuevamente.



7. “No es lo que tú crees”

 Lo encuentras muy abrazado riendo con una mujer en un lugar determinado. Le preguntas quién es  y él se hace el lindo. Finalmente, te pide hablar a solas y te explica que son sólo amigos, o peor aún: "es mi prima que no veía hace años". Mentiras, viles mentiras.



8. “Mi novia (o esposa) estamos muy mal, nos vamos a separar”

 Clásica frase del hombre comprometido a su amante o proyecto de una. Junto a esta va: “mi esposa es una bruja”, “Ella es fría y distante conmigo, no me da lo que necesito”, “me echó de la casa” e incluso, “sufro mucho porque no me deja ver a mis hijos”. Luego lo descubres en un centro comercial, abrazado a la supuesta “bruja” y besando a sus hijos alegremente.



9. “Voy a terminar con ella, contigo todo es distinto"

 Una variante de la anterior. Esta es la frase más peligrosa si se nos ocurre creerla. Cuando un hombre está en otra relación y quiere algo serio contigo, terminará inmediatamente con ella, sin tener que repetirte esa dichosa frasecita. El amor y el respeto se demuestran con hechos.



10. “No tenía el celular conmigo”

 Lo llamas y llamas todo el día y él no te responde. Le dejas mensajes y nada. Hasta que cuando logras dar con él llamando desde un número desconocido, él te responde con esta mentira. La realidad es que no tenía ni la mínima intención de hablar contigo.



11. “Te amo con toda mi alma”

 Nunca creas en frases como ésta si te la dicen después de una noche de pasión. Los niveles hormonales en el cuerpo lo ciegan al nivel de hacerlo mentir descaradamente. En ese momento puede encontrarte lo mejor del mundo y una hora después, lo contrario. Haz que te lo diga en un momento imparcial y ahí evalúa su nivel de credibilidad.



12. “Yo te llamo”

 Si te fuese a llamar te habría dicho algo concreto como: "Te llamo el martes y vamos al cine". Él en el fondo de su ser sabe que no te va a llamar, pero deja abierta la posibilidad por si de pronto le apetece.



13. “Solo es una amiga”

 Si fuese sólo una amiga, tú no hubieras desconfiado. Entre ellos hay tensión sexual: tú lo notas, él lo nota y ella también. Él sabe que en algún momento puede pasar algo, pero no lo reconocerá jamás. 



14. “No estoy listo para comprometerme ahora” o “No estoy preparado”

 Excusa común para no casarse ni obligarse a nada. En realidad no quiere tener una relación contigo, pero si se enamora de alguien más, entonces sí la tendrá.  Diciéndote eso, pretende seguir enrollándose contigo sin ser tu novio y luego dejarte cuando encuentre a una que le guste más. Huye de él de inmediato.



15. “Ya no la quiero”

 Otra mentira… ¿Y por qué sigue con ella? Lo que está haciendo es jugar doble y tomarlas por tontas a ti y a la otra incauta. Creo que sabes lo que debes hacer.



16. “Necesito tiempo para mi”

 Lo que pasa es que no está seguro de la relación, tiene miedo al compromiso y es tan cobarde que no se atreve a dar el paso. Ni siquiera amerita que les des alguna opción. Mándalo a que disfrute su tiempo con su yo interior o con otra que le aguante su carácter indeciso e inmaduro.



17. “No pasa nada. Estoy bien”

 ¿Cuántas veces no la hemos escuchado?, ¿Entonces, por qué tiene esa actitud indiferente y de fastidio? Seguramente busca algún pretexto para salir o para conseguir algo, pero ni siquiera tiene los pantalones de hablar directamente. Intenta que lo adivines.



18. “Nunca te mentiría” 

 La frase más cínica de todas. La repiten los hombres hasta el cansancio y resulta que esta frase es una de las primeras falsedades que las mujeres escuchan de los labios masculinos.



19. “Es mi última cerveza” y “No bebí demasiado” 

 Ellos mienten sobre los tragos que se bebieron o no, esto se debe a que ellos mienten como un mecanismo de defensa usado en forma involuntaria porque en el fondo, en este caso, esconden un alcoholismo social.



20. “Me gradué como el mejor de mi clase”

 Típico caso del ego masculino diseñado para presentar al hombre a la luz de sus mejores logros con el fin de impresionar a una mujer. Los hombres tienen problemas para admitir el fracaso y la manera en que la sociedad define el éxito es importante para ellos, por eso les es vital triunfar y sentirse admirados.



21. “No sé a dónde nos lleva la relación”

 Es una de esas mentiras tristes, que ellos usan cuando ya no están tan interesados en una mujer. Mientras más rápido ella se dé cuenta de lo que está detrás de esas palabras, más pronto podrá  terminar con él de una vez por todas, y rehacer su vida con otro hombre que sí la valore.



22. “No, ese vestido no te queda apretado”

 Claro que este es un cumplido excelente, una gran mentira que demuestra cuanto le importas. Pero las mentiras piadosas pueden llevar a la mujer que se las ha venido creyendo por algún tiempo a un brusco despertar del sueño de fantasía. Si ese vestido en realidad está muy apretado ¿le ha hecho él un favor al decirle lo contrario? Mejor hubiera sido que de manera cariñosa y considerada le dijera que ella siempre luce bien, pero que ese traje no es para su figura.



23. “Están despidiendo personal, pero no te preocupes conmigo no lo harán”

 Muchos hombres todavía siguen siendo paternalistas frente a las mujeres que aman, así que mienten para no preocuparla. Sin embargo, estas mentiras pueden destruir el corazón mismo de la confianza que el hombre esperaba crear y puede hacer que la mujer sienta que no la respeta lo suficiente como para pedirle mejor su comprensión en lugar de esconder lo que está pasando como si ella fuera una niña.



24. “Cortaré el pasto tan pronto como deje de dolerme la espalda”

 Son muy pocas las cosas que le preocupan a un hombre más que la ira de una mujer o sus reclamos, y por eso miente para evitar la odiosa escena. Son mentiras preventivas y de gran versatilidad. 



25. “Llevaré a los niños al parque en cuanto mejore el clima”

 …Y 15 minutos más tarde, sale a trotar en shorts. 



26. “¿Llegó ya la sorpresa que te preparé?”

 Hay hombres que olvidan el cumpleaños de sus novias y cuando llegan a visitarlas y ven que alguien mandó flores, preguntan absurdamente sobre la supuesta “sorpresa” que tenían preparada. Ante la negativa de la víctima, con enojo llaman al supuesto lugar desde donde debían enviarla y cancelan la orden por falta de seriedad, y resuelven diciendo: “Escoge tú ahora lo que quieres hacer por tu cumpleaños, soy tu esclavo”.



27. "Dejé a mi ex por celosa, neurótica y porque el sexo con ella era terrible".

 ¿Han escuchado alguna vez a un hombre decir que fue a él a quien echaron por tacaño, desentendido, sin compromiso y para rematar, por mal amante?



28. "Nunca le había pedido esto a una mujer"

 Sin comentarios...



29. "Me encantaría pasar el resto de mi vida contigo"

 Ojo, en ningún momento dijo: "Sólo contigo".



30. "Hacía mucho tiempo que una mujer no me hacía sentir así"

 ¿Cuándo se van a dar cuenta las mujeres que los hombres no miden el tiempo en años sino en minutos?



31. "Una mala mujer me rompió el corazón y tengo mucho tiempo sin enamorarme"

 Sí, claro. Mientras tanto, tú esperabas a que apareciera el “Príncipe Azul” para entregarle todo tu amor.



32. "No me gustan las jovencitas, no tienen nada en la cabeza, solo son bonitas"

 ¿En verdad lo crees?.



33. "Odio los gimnasios porque las mujeres solo van a exhibirse"

 Los hombres son 100 por ciento visuales. Admitámoslo, las mujeres que acostumbramos ir al gimnasio a cumplir con nuestras rutinas (no a exhibirnos), sabemos que la mayoría de los hombres que acuden a “ejercitar” sus músculos (de la edad que sea), aprovechan también para ejercitar la pupila.



34. "No te preocupes, a mí no me importa que estés gordita (o flaquita)"

 Para todo hay gustos. Pero, según una encuesta que realicé entre varios conocidos, la mayoría coincidió en que les gustaban las mujeres con aspecto físico contrario al que sus novias poseen. Es decir, en el momento más inesperado, podría decirte lo contrario. 



35. "No entiendo a los hombres cuya fantasía es estar con dos mujeres"

 ¡Corran! Ese hombre es el embustero-farsante-embaucador más grande que jamás hayan conocido.



36. “No me gusta llevar a tu amiga hasta su casa porque vive muy lejos. Mejor te dejo a ti primero, para que no me toque dar tantas vueltas"

 Mmmm...A ver mujeres ingenuas, ¿así o más cínico?



37. "Me encantaría ir contigo, pero es que tengo que acompañar a mi mamá"

 Cerciórate de que su mamá no sea menor que él. Si resulta que no mintió y que realmente se trataba de su mamá… ¡huye despavorida!, el señorito es peor que un mentiroso: ¡¡es un hijo de mami!!



38. "Tengo que verme con mi ex, sabes que no me gusta ¡pero no tengo opción!"

 Sí, claro. A muchos hombres (no deseo generalizar) les acomoda ir con la ex, porque  solo quieren sexo sin ningún compromiso ni obligación. 



39. "Yo no podría vivir sin ti"

 Claro que puede vivir sin ti, simplemente es una táctica muy usada para manipular a las mujeres débiles y frágiles. 



40. "Yo me defino como un hombre inteligente, cariñoso, romántico, fiel, generoso, interesante..."

¡CUIDADO! El hombre que se atreve a autodefinirse y recomendarse de esa manera, con miles de cumplidos y sin reconocer sus defectos.. o es un extraterrestre o es un mitómano-maniaco-depravado-compulsivo. ¡ALEJATE, no tiene el más mínimo sentido de humildad y mucho menos de sinceridad!



41. "Para qué me voy a buscar una mujer común y corriente en la calle cuando en la casa tengo una princesa"

 Absurdo. Lo más probable es que ya haya hecho algo con una “mujer común y corriente”, y ahora vuelve a los brazos de la “princesa”. 



42. "A mí lo que realmente me gusta de una mujer es su belleza interior".

 De risa. Lo primero que hacen al ver una mujer es revisarla de arriba a abajo, por detrás y por delante...¿a qué hora se fijan en su interior?



43. "¡Los table-dance son muy degradantes!”

 ¡Y esa es precisamente la razón por la que les encantan!



44. "Sólo estoy esperando que mis hijos crezcan para separarme de mi mujer. Ya ni duermo con ella".

 Esta es la mentira más usada por los hombres en los últimos 3.000 años, pero si es verdad, ¡desaparece!, pues el pobrecito no tiene carácter ni personalidad ni decisión ni estabilidad ni fuerza ni....nada bueno que aporte en tu vida.



45. "Esa mujer solo me llama por cuestiones de trabajo”

 En muchos casos (no en todos), solo es cuestión de tiempo para que demuestren que el trabajo los llevó a otra cosa “sin darse cuenta”.



46. "La inteligencia es lo que realmente me despierta el interés en una mujer".

 Sí, claro, pero en lo que descubre su inteligencia, se fija en otras cosas que saltan a primera vista.



47. “Ella me provocó”

 En lo personal...¡es la peor mentira de todas!, pues no solo refleja que es un sinvergüenza, sino además un cobarde que no sabe reconocer sus irracionales fallas y que sus instintos son incontrolables.



48. “Amor, eres la única” 

 Lo mismo le dice a la querida o queridas que tiene y, en su caso,  a la esposa.


49. “Muy pronto dejaré a mi esposa y me voy a casar contigo” 
 ¡¡No, por favor, que no lo haga!! ¡Qué bueno que es una de tantas mentiras recurrentes! De la que te vas a salvar…Lo sentimos por la esposa, quien soporta (por motivos válidos para ella), al ejemplar más detestable del mundo.


 50. “Yo te voy a mantener y en un futuro te construiré una casa” 

 ¿A cambio de qué?. Actualmente, muchas mujeres desean en trabajar y ser independientes, con tal de no vivir atadas a cualquier sujeto que “medio las mantenga”. Muchas han demostrado que no necesitan depender de ningún hombre ni desean exponer su libertad.



51. “Yo te amo, pero dame una probadita de amor”

 ¡De flojera! Si en estos tiempos, caes con esta frase…¡vas directo al abismo!



52. “Ese niño no es mío; solo Dios sabe con quién te acostaste” 

 ¿…y con quien más se iba a acostar?. Obvio, ya que logró su objetivo, ahora se desentiende. Sin embargo, con esta actitud muchos sujetos cobardes logran “zafarse” de su responsabilidad.



53. “Mujer, vengo de trabajar y estoy cansado” 

 Seguro anduvo de juerga con sus amigotes y amigotas



54. “Es que no me pagaron” 

 ¡Claro que le pagaron!, pero se lo gastó irresponsablemente. 



55. “Estoy muy tenso” 

 Significa que, aunque tú lo desees, no habrá sexo por ese día. ¿La razón?, imagínala.



56. “Yo no soy como los demás hombres” 

 Esta es la frase más extraña de todas, por un lado da a entender que la mayoría de los de su sexo tienen “algo” malo, y por otro, que en algún aspecto desconocido, se siente superior. El dilema es encontrar en que se considera diferente, si es que realmente existe tal cosa.



57. “Tengo algo urgente que hacer”

 Esta frase, con todas sus posibles variaciones, puede significar dos cosas: “no tengo ganas de verte y no sé me ocurrió una mejor excusa”; o que realmente tenga alguna obligación impostergable (si esto ocurre a menudo, puede que la obligación impostergable tenga nombre de mujer).



58. “En mi trabajo todas son feas” 

 Con esta simple salida se protege de alguna acusación presente o futura. 



59. “Te quiero, pero estoy confundido”

 Esa sin duda es la mentira más irritante, porque por lo general precede a alguna explicación de por qué es mejor terminar la relación o seguir con ella... pero sin compromiso alguno. Sea cual sea el motivo porque el que la dicen, la que terminara confundida, serás tú…si te dejas. ¡Mándalo a volar y que aclare su confusión lejos de ti y para siempre!



60. “Claro que te estoy escuchando”

 Mientras estamos contando algo importante, notamos que él está haciendo cualquier cosa… menos escuchar. Al reclamarle, seguro que dirán algo así. Recuerda que los hombres no pueden mantener la atención por mucho tiempo ni en dos o más cosas a la vez, así que trata de resumir las cosas y ser directa.


63. "Te juro que te voy a cumplir"
Frase utilizada para sostener relaciones contigo, haciéndote creer de que, en caso de salir con un embarazo, tengas la certeza de que él, como todo un hombre verdadero, responderá con sus obligaciones. La mayoría no suelen hacerlo, ni siquiera en caso de un divorcio.

62. “Fue una broma”

 Peligrosísima expresión. Suelen decir esto, justo cuando se dan cuenta que acabaron de meter la pata. Aquí dependerá de que tan grave fue la “broma” que dijeron o hicieron, para que esta mentira tenga o no importancia. Solo recuerda que las faltas de respeto, las humillaciones, los golpes, los insultos, las vejaciones, las burlas y cualquier agresión en general NO SON BROMAS.



Otras que pueden sonarte familiares: 



63. No eres la primera mujer en mi vida, pero serás la última

64. Nunca te he sido infiel
65. Ella solo es una compañera de trabajo
66. Solo estaba con mis amigos 
67. Te juro que llegaré temprano de la reunión
68. Llegué tarde porque el maldito auto se averió
69. Donde estaba, no entraban las llamadas del celular
70. Estaba en una junta, por eso no te llamé
71. Tu mamá es un amor
72. Mi mamá te adora
73. El elevador se atasco, pero solo estábamos mi jefe y yo
74. Eres la mujer más perfecta, genial y bella que pude encontrar en mi vida
75. No te preocupes por esos rumores, son viles mentiras
76. Lo dije porque estaba borracho, pero no es realmente lo que siento
77. Te juro que no volverá a pasar
78. Tú me sacas de mis casillas. Nunca antes le había pegado a ninguna mujer. 

79. Te juro que ni siquiera la estaba mirando...

...¿Tú las crees?


Tal vez lo más importante en esta cuestión de las mentiras masculinas es qué debe y qué puede hacer una mujer frente a ellas. 


Ante todo, las mentiras son sinónimo de deshonestidad y crean desconfianza. Solo tú debes evaluar si vale la pena creerlas o no. Así como la frecuencia y la magnitud de ellas. La deshonestidad podría afectar de manera seria la relación.


Si te quiere, no te mentirá, pero si le has caído en alguna, haz el esfuerzo de desenmascararlo hasta convencerlo de que está perdiendo el tiempo al tratar de engañarte con sus “mentiras”, grandes o pequeñas, blancas o negras.


¿Cómo desenmascarar a un hombre?

* Míralo a los ojos. Lo más probable es que él baje los suyos y rehuya tu mirada. Recuerda que no confíes mucho en sus ojos, pues puede ser un experto en mentir o es un cínico que fríamente lo hace sin remordimiento alguno. Observa otros gestos corporales.
* Pídele con toda calma que repita lo que dijo, porque no lo escuchaste bien. Lo más probable es que caiga en contradicciones y no recuerde con exactitud la mentira que dijo inicialmente.
* Hazle varias preguntas, en tono tranquilo también, que le hagan caer fácilmente en contradicciones.
* Por último, hazle notar las razones que tienes para no creerle.
* Explica con toda claridad, franqueza y ecuanimidad, cómo puede afectar a la relación cuando se cae en el pésimo hábito de mentir.




MUJER: 


Un hombre mentiroso no vale la pena. 
Desconfiar de quien debe ser leal y honesto no es una característica sana de una relación.
¡¡VALÓRATE!!



La primera regla en una relación sana es ser leal en ambos sentidos. No mientas y, entonces, tendrás el derecho moral a exigir que él no lo haga.


Otorgarse mutua libertad y confianza, dará la oportunidad de que ambos sean sinceros.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

CONSULTA LA GUÍA DE PENSIÓN ALIMENTICIA EN MÉXICO

LIBRO INCAUTA

AMOR NO ES VIOLENCIA

AMOR NO ES VIOLENCIA
Comunidad en Facebook